Qué ver en Cabo Verde

que-ver-cabo-verde

Cada isla de Cabo Verde tiene su propia personalidad, su propia idiosincrasia dentro de los particularismos que guarda en conjunto y en general esta nación respecto a otros lugares del mundo, de África o de Europa.

Dependerá mucho de qué sea lo que queremos hacer allí, lo que determinará a su vez el recuerdo que nos llevemos a casa de estas islas de la Macaronesia.

Aquí se juega al fútbol en las calles, se canta y se baila zouck, y se come en cada isla cachupa. Pero como hemos descrito sobre la geografía de este lugar, cada isla tiene sus particularidades geográficas y turísticas, así como su personalidad.

Por lo tanto lo esencial es ver al menos dos o tres islas, para llevarnos una pequeña idea de en qué consiste este lugar tan propio y característico.

Las carreteras permiten que estas islas se recorran a lo sumo en dos días. Y dependerá también del tiempo del que dispongamos y de lo que queramos hacer con él: si queremos hacer turismo de sol y playa o de naturaleza, o si preferimos pasar nuestras vacaciones realizando actividades deportivas.

En cualquier caso es recomendable variar, para que veamos bien en qué consiste la vida en Cabo Verde y cómo es su geografía, su cultura y sus islas.

Combinar islas de playa con las islas más montañosas no supone una mala idea, para que no dejemos escapar ni un detalle de lo que se puede hacer aquí. Si queremos montaña, podemos visitar Fogo y Santo Antão para después acabar en Sal, Boa Vista o Maio, y disfrutar de la playa y del mar.

Destacable es que el transporte entre islas suele ser por avión, mediante vuelos internos o bien con transporte marítimo: en ferry.

Esto último hay que tenerlo en cuenta a nivel de horarios ya que puede determinar mucho cuantos días estaremos en cada lugar, dependiendo de la frecuencia y de la distancia entre las islas que visitemos, así como de los horarios.

Por eso más que preguntarse qué ver en Cabo Verde cabe preguntarse ¿qué queremos hacer allí? ¿Qué experiencias queremos vivir? Porque según el perfil del viaje y de lo que nosotros mismos determinemos, tenderemos a llevarnos una idea u otra de estas islas. Puesto que no es lo mismo ir a hacer trekking o windsurf, que visitar las ciudades y tomar cachupa en sus típicos restaurantes para lugareños.

De lo que no cabe ninguna duda es de que el buen recuerdo está garantizado, a nada que interactuemos un poco con sus gentes y conozcamos sus costumbres y su carácter humilde.

Así veremos cómo este archipiélago de Cabo Verde es una joya escondida en el Atlántico, que tal vez podríamos haber visitado antes.

¿Te ha Gustado? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here