Isla de Sal, Cabo Verde


Sol, arena… y Sal. La aridez y falta de relieve de esta isla puede hacernos rememorar escenarios desérticos. Pero nunca un desierto tuvo tal encanto y tal cantidad de playas de ensueño.

Bienvenidos a Sal, una joya caboverdiana que hoy vamos a enseñarte a disfrutar al máximo. ¡Sigue leyendo!

Situada al norte de Boa Vista y al este de Sāo Nicolau, Sal es una de las islas de este archipiélago más cercanas a la costa de Senegal.

Se ha convertido en una de las más visitadas del país gracias a su oferta de sol y playa, así como por su encanto natural y por la gran cantidad de actividades que se pueden hacer en sus 216 km2.

Además, es la isla de Cabo Verde con mejor oferta de alojamiento. Los hoteles en la Isla de Sal son muchos y variados, para todos los tipos de viaje. 

Para llegar a esta isla solo existe vuelo directo desde Gran Canaria, no desde Madrid o Barcelona. Por tanto, si vas desde la península tendrás que hacer escala en Canarias antes de seguir rumbo al sur.

También tienes la opción de salir desde Lisboa, lugar desde el que hay numerosos vuelos al aeropuerto internacional Amilcar Cabral.

isla-de-sal-cabo-verde

Qué ver en Sal, Cabo Verde

Además de ver Santa María y sus playas (visita obligatoria aunque te alojes en otro lugar de la isla), te aconsejamos que te decidas a alquilar un coche y ver el resto de la isla.

En primer lugar, no puedes perderte el acogedor pueblo de Palmeira, una pequeña localidad de pescadores que te enamorará por su pequeño puerto y su preciosa bahía.

Por otra parte, una de las imprescindibles bellezas naturales de Sal es el conocido como Olho Azul de Buracona. Se trata de una cavidad erosionada por la acción del agua del mar en la que se ve un precioso reflejo azul provocado por la incidencia de los rayos del sol.

Si te apetece experimentar cómo tus propios sentidos pueden engañarte, no dejes de visitar el mirador de Deset Mirage.

Desde allí podrás ver el espejismo de Terra Boa (¡un espejismo que tiene nombre!) que te hará pensar que, a lo lejos, hay un pequeño lago. ¡Pero realmente no hay nada! Solo polvo, matorrales y desierto.

Shark Bay (un nombre descriptivo, sin duda alguna), situada al este de la isla de Sal, es un lugar donde podrás ver ejemplares de tiburón en libertad.

Además, para verlos hay que recorrer un buen trecho a pie por una lámina de agua que apenas llega a las pantorrillas. Pero que no cunda el pánico, porque a pesar de su aspecto fiero, la especie que recorre estas aguas no ataca al ser humano.

Por último, no puedes irte de la isla sin ver las salinas de Pedra Lume situadas dentro de un cráter volcánico cercano al mar. La estampa que genera esta salina al caer la tarde es una auténtica preciosidad.

playas-isla-sal-cabo-verde

Qué hacer en la Isla de Sal

Sal es una isla de la que pueden disfrutar distintos tipos de turistas. Desde el que va buscando solo turismo de sol y playa hasta el que va a llevar a cabo un viaje meramente deportivo.

El primero encontrará impresionantes playas sin masificar, buen clima y aguas cristalinas. El segundo podrá practicar numerosas actividades: windsurf, bodysurf, kitesurf, buceo, snorkel, senderismo, rutas en bici…

Esta isla también resulta un destino perfecto para una tranquila ruta a caballo. De hecho, esta resulta una muy bonita forma de conocer algunos de sus rincones más bellos.

No obstante, te recomendamos que solicites llevar a cabo esta actividad por la mañana temprano o a última hora de la tarde, ya que con el calor del mediodía puede deslucir un poco la experiencia.

No podemos terminar este post sin destacar la amplia oferta gastronómica que Sal brinda al viajero (echa un ojo al artículo sobre comer en Sal, Cabo Verde). Si te gusta el pescado fresco, este será tu pequeño paraíso.

A lo largo del viaje debes probar la garopa (parecido al mero), las cracas (moluscos similares a los percebes) o la cachoriña (atún). Además, esta isla también cuenta con un buen repertorio de pubs y discotecas donde pasarlo bien cuando llega la noche.

En definitiva, Sal es un destino turístico completo, un lugar que se adapta perfectamente a la forma de vida y necesidades del viajero.

Comparte este artículo en redes para terminar de convencer a los que quieres que se conviertan en tus compañeros de viaje. ¡Seguro que terminan el artículo haciendo las maletas!

Imprescindibles

comer-en-sal-cabo-verde

Comer en Sal